2 DE OCTUBRE DE 1968

NI PERDÓN NI OLVIDO

El Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS) recuerda con indignación y rabia aquél 2 de Octubre de 1968, como una fecha imperdonable y profundamente trágica que ejemplifica cuánta sangre y muerte le ha costado a nuestro Pueblo su larga lucha por la democracia y la libertad, ante la cerrazón de un Estado asesino que todavía hoy continua empeñado en mantener los privilegios desmedidos de una voraz oligarquía y el poder dictatorial de una elite de políticos que han hecho de la corrupción y la impunidad su forma de gobierno.

Terrible sin duda ha sido el costo para nuestro país por la pérdida de aquellos varios cientos de estudiantes valiosos y profesores ejemplares que fueron asesinados, desaparecidos y encarcelados por el ejército federal y demás fuerzas represivas del Estado, por el solo motivo de emprender una lucha pacífica en pro de la democracia en México, la defensa de sus legítimos derechos y el cese a la represión gubernamental.

Aquellas víctimas inocentes, cuyo número jamás pudo ser cuantificado con precisión debido al Terrorismo de Estado desatado en contra de su movimiento estudiantil, encarnaban en 1968 la conciencia crítica de la sociedad que supo vislumbrar la necesidad histórica de un cambio político que terminara con la larga dictadura de un presidencialismo a ultranza que nombraba a su arbitrio gobernadores, senadores, diputados y jueces en todo el país, así como al propio sucesor en la presidencia. Ése era el valioso aporte que traía al país el movimiento estudiantil del 68 y a la vez la causa que despertó en su contra la ira reaccionaria del gobierno en turno, el ejército federal, la clase oligárquica y la cúpula eclesial conservadora, así como el linchamiento propagandístico por parte de los medios de comunicación mayoritariamente controlados por el Estado.

Los 40 años que han transcurrido desde aquella Matanza de Tlatelolco hasta este 2008, tristemente nos muestran que nada ha cambiado, pues ante las luchas legítimas de diferentes sectores de nuestro Pueblo, el Estado ha respondido sistemáticamente con similares actos de barbarie: la Masacre del 10 de Junio de 1971; la cruenta Guerra Sucia de los 70’s y 80’s que dejó por saldo más de 1000 desapariciones forzadas, genocidios y pueblos totalmente arrasados sobre todo en Guerrero, centenares de presos políticos y las más inhumanas torturas; las Masacres de Bolonchán en 1981 y de El Roblar en Venustiano Carranza en 1984, ambas en Chiapas; el asesinato selectivo de casi 500 militantes perredistas entre 1988 y 1994; la hostil ocupación militar de las zonas zapatistas en Chiapas a partir de 1995; la Masacre de Aguas Blancas en 1995, en Guerrero; el terror en Los Loxichas en 1996, en Oaxaca; militarización de Guerrero, Oaxaca y otros estados del sur a partir de 1996; la Masacre de Acteal en 1997, en Chiapas; la Masacre de El Charco en 1998, en Guerrero; las represiones brutales de 2001 y 2006 en Atenco, Edo. de México; la matanza de obreros de SICARTSA en 2006, en Michoacán; la salvaje represión que incluyó 25 asesinados de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) en 2006. Y en los 22 meses que lleva el presente sexenio de Felipe Calderón: la difamación delictiva y linchamiento mediático hacia el movimiento en contra del fraude electoral de 2006; la militarización generalizada de todo el país; la desaparición forzada de casi 90 luchadores sociales; y la imposición de leyes fascistas que ciminalizan la protesta social y popular.

En este recuento ilustrativo de algunos de los hechos más sobresalientes desde 1968 hasta 2008, vemos siempre por común denominador dos aspectos: la criminalización de los movimientos sociales y populares a través de intensas campañas en los medios masivos de comunicación, que buscan desinformar y manipular a la opinión pública para tratar de “justificar” la violencia del Estado; así como la impunidad absoluta y el premio político para los represores materiales e intelectuales, responsables de ésa larga cadena de crímenes de lesa humanidad.

Así, los principales responsables de la Matanza de Tlatelolco del 2 de Octubre de 1968, entre los que destacaron Gustavo Díaz Ordáz, Luis Echeverría Álvarez, Fernando Gutiérrez Barrios y Miguel Nazar Haro como funcionarios civiles, junto con los militares de alto rango Marcelino García Barragán, Luis Gutiérrez Oropeza, Alfonso Corona del Rosal, Miguel Ángel Godínez Bravo, Carlos Bermúdez Dávila, Ernesto Gómez Tagle y Jesús Castañeda Gutiérrez entre muchos otros, no sólo jamás fueron castigados, sino que en los siguientes sexenios todos ellos resultaron premiados respectivamente con cargos públicos y castrenses de mayor jerarquía; a excepción de Díaz Ordáz debido a la imposibilidad de asignarle un cargo superior al que tuvo.

Su impunidad se extendió hasta la llegada de los gobiernos panistas con Vicente Fox, quien incumpliendo su promesa de hacer justicia por los delitos de lesa humanidad del pasado, montó un teatro de simulación mediante la creación de la Fiscalía Especial para Movimientos Políticos y Sociales del Pasado, dependiente de una Procuraduría General de la República cuyo titular era precisamente un militar: el general Rafael Macedo de la Concha. Así, éste montaje fue la ratificación de impunidad para los criminales del Estado. Los dos únicos casos en que se fingió hacer justicia, y ello por tratarse de casos imposibles de ocultar ante las sobradas evidencias, fueron los del expresidente Luis Echeverría y del sanguinario Nazar Haro; quienes cómodamente se encuentran hoy en “prisión domiciliaria”, disfrutando del ambiente familiar en el bienestar de sus lujosas mansiones y la atención del personal a su servicio.

Mientras tanto el gobierno de Felipe Calderón sigue haciendo de la impunidad una institución oficial. No sólo se ha negado a hacer justicia por los crímenes del pasado, sino que ha encubierto y solapado descaradas corruptelas y salvajes actos represores cometidos recientemente por funcionarios priístas y panistas. Tales son los ejemplos de: Mario Marín, Ulises Ruiz Ortíz y Peña Nieto, gobernadores de Puebla, Oaxaca y Estado de México respectivamente; al igual que los excesos, arbitrariedades, violaciones sexuales a mujeres y asesinatos perpetrados por las fuerzas armadas en el marco de la militarización que azota el país; así como los casos de Martha Sahagún y sus hijos ladrones, Vicente Fox que se enriqueció inexplicablemente, y el actual secretario de gobernación Juan Camilo Mouriño envuelto en escándalos por el evidente delito de tráfico de influencias a favor de sus empresas.

Hacemos un llamado a todo el Pueblo de México, a las organizaciones de izquierda democráticas e independientes, a los sectores progresistas del país, para unir nuestras voces, repudio y acciones con el fin de detener la REPRESIÓN y la IMPUNIDAD que son política de Estado del régimen panista de Felipe Calderón Hinojosa. Les convocamos a recuperar la memoria histórica de nuestra Nación, a no olvidarla jamás, a destacar en ella el sitio de honor que merecen todas y todos los mártires que han ofrendado su sangre por la libertad de nuestro Pueblo.

Saludamos todas y cada una de las acciones, movilizaciones y protestas que este día estarán realizándose por todo México y otros países, con motivo de rememorar el 2 de Octubre de 1968 y exigir la justicia correspondiente.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: